Hacer del Mundo mi hogar…

El otro día charlando con una amiga sobre la vida y sus inmensas posibilidades surgió en mi una idea que siempre había estado ahí latiendo, durante mucho tiempo. La frase me salió del alma: “hacer del mundo mi hogar”.

No quiero decir con esto que el mundo no sea mi hogar ahora, éste es nuestro planeta y es evidente para todos que es nuestro hogar. Aunque, si me permitís un inciso, dudo mucho que cada uno trate sus propios hogares del mismo modo que tratamos al planeta tierra. imagen033.jpg

Cada vez más a menudo me siento en casa aunque no esté en ella, en una ciudad extraña me siento en casa, en un bosque tranquilo me siento en casa, en medio del bullicio del supermercado me siento en casa… creo que es así porque en cada uno de los lugares en los que me encuentro hay tantas posibilidades como átomos forman la realidad que estoy observando en ese momento. Allá donde miro capto vida: capto la vida de un soplo de aire fresco, la vida del árbol al que abrazo durante un paseo, la del insecto que pasea por mis pies, capto también la vida del niño que está cogiendo el tomate frito de su mamá en el carrito del supermercado y lo mira como si fuese la cosa más bella que ha visto (me gusta sentirme así), veo vida en el gesto de una jovencita cediéndole su asiento a un anciano en el autobús, veo vida hasta en la gente que pasea pegada a su teléfono móvil (¡compra, vende!) o en aquella que discute por temas banales: todo es VIDA

Entonces, ¿que significa para mí hacer del mundo mi hogar?

Me gusta la sensación de libertad cuando observo el mundo con esos ojos y es entonces cuando echo a volar mi imaginación y pienso ¿por qué no hacer del mundo mi hogar?, y me imagino viajando a cualquier lugar, no importa cómo: sola, acompañada de un perro fiel o de cualquier persona que verdaderamente sienta como yo, no importa el cómo pues será igualmente bello. Tampoco importa dónde vaya porque ese será mi hogar.

Y es entonces cuando viajo y hago mi primera parada ¿dónde?, no lo sé, en plena naturaleza por ejemplo: la tierra es mi alimento y me sustenta, es otoño, recojo unas deliciosas setas y algunas hierbas, encuentro unos huevos: ya tengo el alimento de mi cuerpo, mi espíritu está de sobra alimentado con el aire fresco que respiro, noto como entra por mis fosas nasales y viaja a mi interior, después lo exhalo suavemente y lo devuelvo a la tierra cargado de energía y calor. Soy tierra, soy vida. Observo la naturaleza, la siento, ¡qué hermoso día! ¿y si me quedo un tiempo? Bienvenido sea.

El bosque se ha vuelto frío, la cabaña me ha quedado bien pero el invierno se presenta crudo y decido seguir mi viaje ¿a dónde ir ahora? Mientras estaba en el bosque he bajado al pueblo y ganado algo de dinero haciendo chapuzas y trabajillos aquí y allá, lo suficiente para un billete de ida a cualquier parte y un poco de comida: me voy a la gran ciudad. Cuando llego empiezo a observar a la gente que corre de un lado a otro sin mirar a nada, sin reparar en nadie. Un indigente pide en la esquina, me acerco y le doy la mitad de lo que me queda para comer, me paro a charlar. Llevamos un par de horas hablando y me sorprende ver cómo cientos de personas pasan al lado de un ser tan maravilloso sin ni siquiera mirarlo, esquivándolo como una piedra en su camino. Tiene una historia que contar, como todos nosotros pero nadie se para a escucharla porque están profundamente sumergidos en sus problemas, me pregunto: ¿qué pasaría si el ejecutivo que acaba de pasar se parase un rato a compartir una agradable conversación? ¿Perdería el tiempo o tal vez, cosas del destino, saliese reforzado con una bonita enseñanza, quizás la solución al problema que le estaba agobiando? Me despido y sigo mi camino.

Llegados a este punto es cuando la gente (seguramente tú, querido lector, ya lo hayas estado pensando) se plantea: sí, sí, muy bonito, pero: ¿dónde dormirás, qué comerás, y si tienes frío? Muy racional, me encanta, pero poco original: probablemente todos os lo habréis planteado ya, incluso yo misma. Pero entonces me gusta pensar que es mi sueño y por eso sólo tengo que pedir lo que necesito y la solución, en cada instante, llegará a mi cabeza, pero: ¡un momento! “la vida es sueño” ¿no? ¿Y si todo esto, la vida, no fuese más que un reflejo de algo mayor? Entonces merece la pena haber vivido completamente libre aunque sólo sea un instante, haber captado la belleza de las cosas más pequeñas al igual que el niño del carrito del supermercado, porque habré VIVIDO. Y no estaré nunca más atada a problemas que nosotros mismos creamos y atraemos. Si todos fuésemos un poco más libres cada día, si todos nos parásemos aunque sólo sea un instante en esta carrera a la que llamamos vida a ver la belleza de lo cotidiano, el mundo sería un lugar un poquito mejor. ¿No crees?

Te animo querido amigo a que hagas la prueba y cuando vayas a trabajar por la mañana mires hacia el sol que se eleva sobre tu cabeza y sientas lo realmente VIVO que te hacen sentir los rayos sobre tu piel. Te sugiero que mires hasta la cosa más desagradable que te imagines con los ojos de un niño que del mal aún no conoce y, quizás te sorprendas de que la vida es sólo como tu quieres que sea, el color lo eliges tú.
Un enérgico abrazo

88x31.png
Recuerda que este blog está bajo una licencia de Creative Commons, si vas a utilizar cualquier material del mismo no olvides citarlo como fuente.

Anuncios

1 comentario

  1. María Renée Batlle said,

    mayo 2, 2008 a 12:49 am

    Me he pasado por tu blog y me ha encantado. Tus reflexiones son inspiradoras. Por el otro, tu blog es variado y dá para mucho.
    Un abrazo,
    Shanty


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: